médico

el trabajo más abnegado y sacrificado del mundo

….para Joker….

Este substantivo adjetivado, es siempre atribuido a una persona masculina. Pero, por las nuevas leyes que nos rigen, médico puede ser masculino o femenino. Nos curan, saben de nosotros más do que lo que nosotros de ellos, la conversación es siempre la misma: como está nuestra salud, como nos sentimos, si estamos alegre  o no, si seguimos sus orientaciones para mejorar nuestros males, si…si…, tantas interrogaciones, que nos sentimos pequeños, casi bebés, aun cuando seamos adultos mayores.

Puedo decir que tengo suerte. No apenas tengo una familia de médicos, bien como yo propio curo las molestias que puedan causar las ideas en la mente de las personas, mente, esa parte del cuerpo en donde reside nuestra inteligencia, nuestras ideas nuestra capacidad de interaccionar o no, con otro. Suerte también, porque mi médico de familia no apenas sabe mucho, está convidado a todos los congresos de su especialidad, sabe saber, saber hablar, saber lucir. Cura. Como también entiende que escriba este texto al eterno sonido de BWV 825, esa partita  número 1 de Bach que, oída siempre y eternamente  con el son bajo, inspira mis ideas, cuando redacto textos como éste, que no necesitan ni prueba ni hipótesis. S las precisaran, el silencio del escritor sería interrumpido apenas por el ruido de los archivos, de los textos que busco para apoyar mis ideas, de las cuentas necesarias de hacer para usar ese horror de pruebas, llamadas estadísticas.

La única que, en el caso que escribo, me es aceptable es esa de si hay buenos o malos médicos, serios en la consulta, alegres y parlanchines o siempre a gastar bromas a los otros, después del silencio de la consulta.

Es mi clase de médico, que gusta si no de Bach, de tecno, rock, jazz que oye cuando no lee para saber más y progresar en su carrera.

Estoy muy agradecido a mi médico de familia. Precisaba de él ayer, y me atendió, suspendiendo su descanso, porque sabe de mi ansiedad por estar siempre bien.

No se vestirá como Ronaldo al estilo Armani, pero sí el estilo Dior, que es bien más elegante, o a su propio estilo, que es el mejor. Da para imitar…

Es temprano de mañana, estará haciendo banco en el hospital, fue llevado a mí por mi mujer, que ofreció su casa como consultorio  y hasta comida nos preparó. Mi médico comió con un apetito voraz y supo diferenciar esa hora de consulta, a las bromas del almuerzo y a la piscina donde él quedó, mientas yo volvía a casa por las ruedas del carro de María Llena de Gracia.

Lo que falta por hacer desde hoy, es un horror de análisis, hasta quedar bien.

Médico, es ser sabio, calmo y sereno. El mío és así y estoy muy agradecido. Bajo sus alas me cobijo, me da calma y serenidad,

No estoy a escribir en su idioma, pero se que también entiende este, uno de ls varios que usa.

Bue congreso, mientras preparo mis análisis clínicos. Ayúdeme, avasálleme, cúreme.

Su eterno y agradecido cliente lo que estima de si, más que medico, amigo, relación esencial para la cura. Como lo he estudiado entre los Picunche, los Melanesios de la Guiné Bissau, los Mohave, los Baruya, los Massim, los Sambia, los Aymara, los Pascuenses y ente nosotros una particular etnia que busca amparo y esperanza.. y lo que queda de los Inca, hoy llamado Quechuas.

Agradezco. Sin médico estamos perdidos.

Bach pasó del movimiento en si bemol, para la Suite Inglesa 3, BWV 808 e sol menor. Es una síntesis de varias piezas que iría gustar mucho, como gusté ayer del atendimiento que me hizo….

Deixar uma resposta

Este site utiliza o Akismet para reduzir spam. Fica a saber como são processados os dados dos comentários.