Yo, María del Totoral-Ensayo de etnopsicologia de la infáncia-4

casa de adobe, casa de pobre o casa rural

Prácticamente, yo diría que este es el contexto de la vida de María Cecilia, desde pequeña, hasta huir de casa y ganar la vida por sus propios medios, en casa de parientes, como empleada de profesores antiguos que tuvo, como D. Nolfa, un profesor de Corinto, el Sr. Días, etc. No gustaba de vivir en la casa de sus padres, hasta el cambio que ya mencioné, al comprar el padre una casa en Talca que ella trató de ordenar y limpiar. Como dice claramente en su entrevista y en los textos que escribe, no le gustaban las casas de los papás porque ni muebles había. Sus formas de pensar, actuar, recordar, nos hace pensar que la terapeuta que trató de ella y le ayudó a vivir con alegría, es como el caso de Melanie Klein e su análisis de Richard en 1939.

Porque María Cecilia era y es una mujer de mucha tristeza. En nuestra cultura, estamos habituados al trabajo y al descanso, al cariño y a la simpatía, a la alegría que nos trae o nos da las buenas relaciones con nuestros familiares. No fue el caso de esta, hoy en día, Señora. Desde muy nueva, tenía que aceptar las bromas del papá, la poca simpatía de la mamá y la poca imaginación de las hermanas. María Cecilia fue una niña abusada en varios aspectos de su vida.

Lo que siempre llama más la atención, es el denominado abuso sexual o pedofilia, que ella sufrió a los 5 años por parte de un hermano de su madre, de 20 años de edad. El neurólogo y psiquiatra chileno Jorge Barudi, residente en Barcelona por fuerza mayor, hace ya muchas decenas de años, en su libro El dolor del niño inocente[1], desarrolla la hipótesis de que, en pequeño, la crianza nada dice, pero en adulto, es que aparecen las consecuencias, como la esquizofrenia, la falta de autoestima, el sentir que no se tiene valor para la vida, como ella misma relata: las mujeres solo servimos para hacer trabajos de casa, útiles para los adultos y para otras personas o como objeto sexual de los primos. Debo haber tenido cinco o seis años cuando los “lolos” de la casa se acostaban conmigo. Yo no podía decir que no porque después me excluían de los juegos o de las compañías de las otras personas[2]. No es reproducido todo el texto en nota de rodapié, por ser muy extenso, bien como no puede ser reproducido como anexo por el sigilo de la terapia: solo es posible analizar hechos. Era claramente una situación de pedofilia, con su prima de 15 años, que dormía con ella en la misma cama y le hacía caricias por el cuerpo, de objetivo erótico. María Cecilia nada sentía, excepto miedo frente a una situación que no entendía, y miedo porque si se quejaba, después nadie quería jugar con ella. La mayor parte de los juegos entre esos primos, como entre otros adolescentes denominados “lolos”, eran libidinosos. Yo propio recuerdo haber observado – eran muchos primos y la casa de la abuela materna,  parceleros o propietarios de pequeños trozos de tierra, en Pichingileo, cerca de Corinto, nada lejos de Pencahue, en el verano se llenaba de 17 primos y otros parientes. María Cecilia encontraba la situación, hasta el día de hoy, entre normal y desagradable. Normal, porque no entendía este tipo de caricia; desagradable, por causa de ser un acto secreto, que a nadie podía contar: su prima se lo prohibía o, si los adultos sabían, nunca más podría ir a la casa querida e simpática de la Mama María, la Abuela, la madre de la madre, parcelera[3] de un pueblo seco, cerca de Pencahue: Pichinligeo, como mencioné antes. Lo que la analizada hacia en esa edad, era chupar su chupete, como manera de reconforto emotivo del miedo que le causaba la forma del trato de su prima y sus otros primos. Era una niña que estaba encorralada, cercada: no podía decir que no gustaba de lo que acontecía, no era vigilada por los adultos para ver su comportamiento, como todo adulto hace con los más nuevos, y era amenazada por sus iguales si hablaba de las formas eróticas dentro de los juegos, erotismo siempre presente hasta en la forma de vestir. El caso que aconteció con Francisco, el hermano de su madre, duró tres años, la madre sabia, pero ignoraba. Estaba, prácticamente, obligada a acostarse con su tío, los hombres de toda edad tenían más derechos que las mujeres y éstas debían aceptar las relaciones, porque, de otra forma, eran castigadas hasta físicamente y pasaban a segundo plano si no cumplía su labor de mujer, esto es, aceptar ser penetrada por un “macho”, fuera cual fuera le edad que la niña pudiera tener. Es lo que analizo al hablar del Código Penal, que castiga, pero no tiene medios de vigilancia, excepto a partir de 1999, cuando la ley comenzó a cambiar a favor de la dignidad e integridad de las personas y de los derechos humanos. Es lo que he visto que acontece, como miembro de ACNUR y como investigador. Su madre sabia, pero no comentaba y su padre, para no saber, estaba siempre fuera. En las zonas rurales, como en la capital de cualquier sitio, región, villa, aldea de cualquier país del mundo, las relaciones eróticas entre adulto y crianza tienen pasado a ser no sólo públicas, bien como de prostitución que da lucro, de acumulación de dinero. Famosos es el caso de Bélgica y la Isla de la Madera, en Portugal, ahora en tribunal[4]. Sin embargo, no todos los autores critican, o sus críticas son desde fuera o con un cierto interés[5]. Pierre Philippe Ariès y Michèle Foucault, entre otros, analizan la pedofilia como de un valor positivo, que acontece no solo en etnias de otros Continentes, bien como dentro de países europeos: es una iniciación natural a la vida sexual[6]. Hoy en día se ha convertido en crimen contra los derechos humanos y tiene lugar el juzgamiento en el Tribunal de Human Rights de La Haya. El caso de María Cecilia no era un caso inocente. Ese hermano de su madre, con 20 años de edad, fue el primero en violarla en los potreros de Botalcura, hasta el punto de ella no poder aceptar, como ha comentado, el olor a transpiración masculina. Fue una situación de absoluta sorpresa. Su tío, y un tío en las relaciones del mundo latino son respetables y casi como el papá, la convida a tratar de atajar un caballo en un potrero. María Cecilia gustaba montar y hasta tenía su caballo propio. El tío la llama para una esquina y le dice que van a jugar un juego que todos juegan, le tapa la cara con un paño, y la penetra. María de Botalcura no sabía qué pasaba ni porqué. Nadie le podía explicar ni ella podía preguntar porque no tenía palabras para explicar. Es como acontece con el caso de Manuel en mi librodel aõ 2000,Afrontamento,Porto, O saber sexual das crianças: es normal que un adulto tenga relaciones sexuales con niños y niñas, especialmente dentro de la familia; es la forma que comenta Freud en los textos de 1905, que ya he citado, y que detallo en mi libro. Es como analiza en su obra Maurice Godelier[7], al estudiar la etnia Baruya de Nueva Guiñé, que separa hombre de mujeres, tan pronto como hay indicios de pubertad en el niño. No es el caso de Chile, a pesar de que los Picunche separan hombres de mujeres: como he referido en otros textos, un hombre puede tener hasta siete mujeres en casas diferentes, para cuidar tierras extensas; el circula de casa en casa, dirige la operación y engendra descendientes que hacen el trabajo. Era el caso de María Cecilia, era una de las varias mujeres que tenia Roberto, sin que ella se importara. Él desaparecía varias veces a la casa de otras mujeres; María Cecilia solo tenía un hombre, su compañero y después marido, aun cuando confiesa haber cometido adulterio dos veces, en ausencias prolongadas de Roberto. Estas son formas culturales arcaicas del pueblo chileno, especialmente de la etnia Picunche de Botalcura, Pinchileu, Corinto, Pencahue, etc., que conoce, como veremos más adelante, la formación de la familia huinca extranjera, chilena, pero tiene su propia manera de formarla: precisa mucha gente para trabajar territorios extensos con maquinaria rudimentaria . Yo diría que hay dos formas de Derecho – ver más adelante -, el de la costumbre no escrita organizada por los Picunche; y el de la ley de los huinca, o extranjeros, o blancos o chilenos. María de Botalcura nunca pensó en esta diferencia, pero sin dar por eso, la vivió, al estar muchas veces separadas de la vida con el padre de sus hijos. Sin embargo, actuaba como Picunche: se preocupaba del trabajo mecánico de Roberto, cuidaba de las ovejas que los padres de ella le iban dando para apoyar su economía, y, más tarde, se dedica al comercio propio. Este grupo vive también separado, pero se juntan cuando uno necesita del otro, como es el caso de Mar
ía Cecilia: Roberto llegó puntualmente a la casa de los padres de ella, donde ella escondía su embarazo, como he referido, para, como él justifica, estar preparado para el día del parto y acompañar a su mujer. Éste hecho aconteció las tres veces que María de Botalcura iba dar a luz[8]. No es que María Cecilia está preocupada en saber si es huinca o Picunche. El artículo que cito de mi amigo y colega José Aylwin, citado al pié de página, habla claramente de la Asociación existente de los tres grupos indígenas de Chile: Aymara, Mapuche, Rapa-Nui. Bien como critica al Gobierno por la actitud para con los indígenas[9], siempre negativa y en atropello. Sin embargo, las formas de vida son muy semejantes a las descritas por José Aylwin para los indígenas del día de hoy. Viven también separados, como refiero en otros libros o en novelas como la famosa Gran Señor y Raja Diablos, de Enrique Barrios, publicada en  1953, que conocía las costumbres no apenas entre seres humanos de la misma clase, bien como entre seres humanos de clases diferentes, como describe tan claramente Isabel Allende en su bien conocido libro La casa de los espíritus. En notros libros hay menciones a esta forma de dos tipos de leyes que se mezclan en la forma cultural del comportamiento, lo sepan o no los seres humanos que lo viven. La propia María Cecilia vive las dos costumbres y la terapia a que se somete es para retirar parte de su comportamiento de la forma no escrita o oral, del Derecho chileno. Las relaciones acontecen como entre los Baruya: o para la reproducción, o para el placer erótico. El caso del Grupo Maconde de Mozambique, estudiado por Jorge Dias, es otro. Y así, hay millares, estudiados por David Herdt, Michèle Foucault, Marie- Élizabeth Handman y otros autores, para acrecentar en la bibliografía. Lo importante es como María de Botalcura tiene un yo que quiere ser huinca, pero que combina con las formas arcaicas, sin que ella lo sepa, o los otros lo entiendan, sea para ella o para ellos mismos. En parte ninguna de la entrevista que nos ofreció, se refiere a su origen étnico, apenas se queja de las costumbres eróticas que le han entorpecido la vida. En mi libro sobre Pencahue y Vilatuxe, Galicia, al noroeste de España, analizo más detalladamente la combinación antigua de les Inca del Perú, que llegaron hasta Botalcura en 1400, para pacificar y enseñar a los Mapuche, de los cuales los Picunche hacen parte como clan, las formas Picunche guardadas en el comportamiento, especialmente por haber sido hecho esclavos de los españoles que habitaban esa región y el país todo – El Reyno de Chile[10]. El libro de Ovalle explica las formas mestizas de comportamiento, nada reconocidas por el Chile de hoy, excepto por los Mapuche Rauco del Sur de Chile, que viven aislados de los huinca y no aceptan el mestizaje: quien casa fuera del ayllu, palabra mapudungun que significa reducción o sitio de propiedad Mapuche, es expulsado de la nación Mapuche y  pasa a ser huinca. Hay una confusión entre el hecho de ser chileno desde el Decreto Supremo de Bernardo O’Higgins, llamado Capitán General del País, firmado en lo que hoy se denomina Museo O’Higiniano y de Bellas Artes, donde O’Higgins vivió pocos meses cuando era bebé y cuando era Capitán General de Chile, firmó el Acta que definía que todo ser humano que naciera dentro de los límites del territorio, era Chileno. Esto aconteció en Talca en 1829, cuando, por la primera vez se crea la nacionalidad; y las formas de comportamiento que, al pasar de los años podemos llamar chilena o cultura chilena, pero que provienen de una mezcla de costumbres. María Cecilia no tiene duda de ser chilena y todo lo que le acontece, es un problema para terapia, por ser abusos ilegales y ante-éticos, especialmente para quien piensa aún con las ideas misionarias de la catequesis. Había hechos que le causaban repulsión:

Olor fuerte. Idea que le quedó desde el día en que fue violada. El concepto de violación es importante. No apenas por el hecho que escandaliza el pensar una relación íntima entre un adulto y una pequeña, bien como porque no pensaron ni se recordaron que era un hábito entre ese grupo social, una relación sexual de este tamaño. Podemos apreciar que a la madre no le importa lo que sucede, porque es parte del comportamiento de los adultos y de los más antiguos. Hoy en día, con razón para la moral que se ha establecido, ha pasado, desde hace dos años, a ser un delito castigado por la ley, en el Código de Procedimiento Penal de 1874, bajo la presidencia del país de Federico Errázuriz y el ministro de Justicia José María Barceló. Las formas éticas son diferentes y las personas se escandalizan con las formas arcaicas[11]. Es el motivo de instalar un Programa denominado PRAIS, para rescatar seres humanos que se debaten entre dos éticas, de la forma moral que hace sufrir. Y hace sufrir, porque el comportamiento es diferente ha, hace tal vez, 30 años atrás. Y, sin embargo, las formas éticas se mantienen. Años más tarde del tal abuso, en 1968 y por causa de estos hechos, es editada una ley que habría ayudado inmenso a María de Botalcura[12] . Esta ley ayuda mucho a la integridad de las personas y son organizadas estructuras que protegen el cumplimiento de la ley y que enseña, por medio de trabajo en talleres y clases, estos nuevos derechos a las personas. O, por otras palabras, las incorporan a una forma de vida desconocida y retirada de la forma tradicional. No fue solo su tío que abusó de ella en su infancia. Había el hábito de que en el verano, la familia de la madre, como sabemos, se trasladaba desde Santiago u otros sitios del país, para tener vacaciones o en la casa de la Abuela Maria, primero en Pichinguileo, y en la que el papá había comprado para las hijas en Talca, después.  Normalmente, entre los primos, aparece también un primo, llamado Boris, que viola su cuerpo pelo recto, a los catorce años de María Cecilia. Hoy, adulta, aun se queja de tener sido rasgada y su defecación tiene que ser muy leve para no partirse. Es una de las aberraciones definidas en 1906 por Freud, ya citado. Las relaciones anales, forma parte del erotismo si hay cuidado, cariño, acuerdo, etc., como diría Alfred Kinsey en 1948[13] Toda relación erótica no es sólo permitida, es normal, hace parte del cuerpo humano, es parte de la biología. El problema es que Kinsey solo pensaba en la relación del cuerpo y no en la emotividad que causaba, hasta el punto que él propio y sus discípulos,  eran bisexuales, pedófilos, adúlteros, tal como la población que estudió o  porque encontró una población eróticamente heterogénea. Las críticas fueron duras para el investigador, pero frente al caso que estudiamos, sus descubiertas parecen una realidad. De hecho, la familia de Cecilia de Botalcura aparece construida fuera de los límites impuestos por la ley. El adulterio, es parte integrante de las relaciones: no sólo la prima desea tener relaciones lesbianas con ella, el tío, ese hermano de la madre, tiene relaciones de abuso durante tres años, a una edad muy temprana de María Cecilia, con el conocimiento de la madre. Madre, que, por su vez, tiene relaciones con el conviviente de su hija, más tarde marido, Roberto Grez; los primos la persiguen y la violan y ella, con una cierta inocencia, se deja abusar. Hasta el día de su gravidez, ese que la lleva a esconderse de sus familia y de los vecinos. Solo sus seis hermanas saben de este embarazo – eran originalmente siete, pero una fallece muy pequeña. Las hermanas están sorprendidas, pero no escandalizadas. Hay un hábito entre la población de relaciones sexuales previas al matrimonio, o aún casuales o esporádicas, sin preservar el cuerpo para una eventual gravidez, especialmente en sitio como Totoral, Botalcura, Pencahue, en donde existe una grande falta de conocimiento del resultado de relaciones sexuales: no hay clases de higiene sexual y los cuerpos, a la Kinsey, se dejan llevar por el apetito biológico.  Las violaciones[14] aparecen como un problema para María Cecilia, parecen el comienzo de sus relaciones. La ética antigua castiga las violaciones de la forma definida en el artículo del Código de 1875. Hoy, con las leyes que he citado a partir de 1999, todo cambiado siendo el objetivo defender la integridad de las personas y de rescatarlas de situaciones de desespero, como el caso que ella vive.

No apenas su tío o primos, bien como compañeros de escuela y colegio, que tienen relaciones entre ellos, “usan” a María de Botalcura que nada sabe de erotismo, excepto esa prostitución no voluntaria causada en ella, a los 12 años de edad, por su tío. Antes del nacimiento de las hijas en 1993, ella y Roberto llevaban una vida adúltera. Pero María de Botalcura usa los elementos modernos para poner condiciones que permitan a la persona vivir de forma moderna y con integridad. La integridad de las personas, es el centro de la actividad de los trabajadores sociales y de los Psiquiatras Comunitarios[15]. Su marido, hoy en día, padre de su hijo y sus dos hijas, la violó a los catorce años, con una historia para engañarla de que él estaba inmune a impregnar, porque había tomado preservativo para evitar la gravidez. María Cecilia había oído de estas historias, pero no sabía que en ese tiempo no había anticonceptivos para los hombres, apenas para las mujeres. Y le creyó a Roberto. Al sentirse embarazada, piensa que está enferma del hígado. Es el médico quien le dice que está grávida. Roberto queda feliz, y ella se esconde en la casa de los padres. Las medidas que pudieran tomar los papás, eran casi imposibles, inexistentes. Todo lo que hicieron, fue encerrarla en casa con 14 años, para que nadie viera este embarazo; ella, deprimida, aceptó el hecho. En este encierro descubrió que la vida de sus padres había sido igual a la de ella: eran de la estirpe o hábito, como en la mayor parte del Chile rural que tengo estudiado, tener relaciones prematrimoniales. Cecilia inocente, no sabía de estos hechos hasta que le acontecen a ella. Descubre, cuando lee la libreta matrimonial,  que ella está inscrita antes de la inscripción del matrimonio de sus padres. Queda sorprendida. En los años de su nacimiento, el Código Civil Chileno de 1855, bajo la Presidencia de D. Manuel Montt[16] y reformulado en el año 2000, bajo la Presidencia de D. Patricio Aylwin, estos hijos eran denominados, al ser concebidos fuera del matrimonio, como legitimados por el subsecuente matrimonio de sus padres, hecho que la ley consideraba de derecho, a partir del nacimiento del bebé. Es decir, existía toda una categoría de hijos, clasificados por el Código Civil, definiendo también el Derecho la relación de la descendencia hijo-padres, con los bienes de los antecesores. Esta jerarquía de la descendencia y la relación con la herencia, era conocida por todos. Más de cien años de disputa de filiación y herencias, permitió al pueblo entender la ley que orientaba el Derecho de las personas que todos conocían y hoy tiene mudado, en la cual ella se encontraba. María de Botalcura había aprendido Educación Cívica en el Colegio y sabia que un hijo legitimado, puede no tener los mismos derechos a la herencia que los nacidos dentro del matrimonio y ellos tenían por lo menos tierra, casas, bienes para heredar, especialmente bienes muebles, como animales, no apenas inmuebles, como las casa de Botalcura, de Talca y la que ella propia compró después para sí y sus descendiente. María de Botalcura, sabía que a sus bienes también tenían derecho sus hermanos hasta un tercio de los mismos. Es por ello que queda tan espantada cuando descubre que es hija legitimada; tiene el ejemplo de su padre, que pertenecía a la categoría legal  de filiación de natural porque, públicamente o en los registros, sólo tiene madre; el reconocimiento del padre, Carlos Villarroel Varela, llega muy tarde o, más bien, no llega. Este conjunto de historias “condimentan” en la cabeza de Maria de Botalcura un temor que se transfiere a varios aspectos de la vida.  Para María Cecilia, la situación era compleja: católica romana, a conocer la ley del Derecho canónico y discordar con ella, encuentra que la relación entre sus padres, pre matrimonial, es una situación de pecado y prohibida hasta 1992 del Siglo XX. La relación de intimidad sexual antes del matrimonio, el acto sexual de amancebamiento o relación de convivir juntos de forma prematrimonial, fue pecado o situación de contradicción  con las normas de interacción social que obliga a las personas a definir públicamente quien está con quien, quien es prohibido para otros, quien pasa a tener una relación de exclusividad entre personas, como es el hecho de celebrar el rito del matrimonio religioso o el del Registro Civil. En el caso de Chile, el Código Civil fue organizado dentro de una situación de separación de las relaciones de la Iglesia Católica y el Estado; el matrimonio civil tiene el mismo derecho que el religioso, y, durante la época de los Presidentes Liberales-Montt, Santa María, Balmaceda, es decir entre 1885 e 1899, la relación civil es más importante que la del Derecho Canónico[17]. En Portugal, las personas pueden escoger entre el matrimonio civil y el matrimonio religioso. El religioso tiene valor de matrimonio civil Hoy en día como pecado, fue retirado del Catecismo Católico por Karol Wojtila, como Papa Juan Pablo II. Es cuando el Pontífice habla de cariño y amor entre los padres, es que ella reflexiona y comienza a hacer catecismo de forma peculiar, a enseñar que no es necesario casar, es suficiente amar. Hay sorpresa para los padres de María Cecilia, católicos y catequistas. La relación había acontecido entre ellos, como entre muchos en el Chile rural y en parte del urbano, como María Cecilia describe, y los padres se sienten aliviados y perdonados por la hija. La relación prenupcial acontece en todo Chile rural, es tomada como un acto natural, especialmente si es entre las personas llamadas patrón e inquilino. La escritora chilena, Sonia Montecino Aguirre, en 1991 publica la primera edición de su libro: Madres y Huachos, Editorial Cede. Pero en la familia de María Cecilia no es este el caso. Existe la fuerza y no el cariño o la seducción amorosa, gentil, libre. Dice nuestro sujeto de estudio respondiendo una pregunta da la Terapeuta: ¿Qué tipo de vigilancia hacían tu papá y tu mamá sobre Uds.? Respuesta: Mi papá ninguna, él se iba cuando había estas fiestas, en la mañana, siempre estos bailes eran dos días, entonces mi papá se iba el sábado en la mañana y volvía el día siguiente; mi mamá en Botalcurta nos llevaba un rato al baile y nos devolvía muy luego.”[Textos sintetizados] María Cecilia conoce la filiación y ayuda a orientar su pensamiento Ella usa su saber para relacionarse afectivamente con la descendencia: no ama al hijo hasta que éste ya crecido, la seduce con su comportamiento agradable con sus hermanas, y la encanta;  adora a sus hijas, condición que coloca a su compañero Roberto para tener más hijos: casarse, y casan en 1992, antes de nacer la primera hija. Una relación que dura como adulterio desde 1978, pero que ella así no lo define, hasta sentirse señora casada, capaz de opinar y organizar la casa. Es el matrimonio realizado, el que le permite este cambio de comportamiento. Las ideas de María Cecilia están contenidas en los textos citados, que ella no había leído, pero que sabía por Educación Cívica e experiencia. Nosotros, podemos analizarlo a partir de textos de la página web: http://es.wikipedia.org/wiki/Filiaci%C3%B3n#Tipos_de_filiaci.C3.B3n.

Dos ideas pasan por mi cabeza, al analizar estos hechos de la entrevista con Maria de Botalcura. Una, la niña, como todo ser humano, tenia deseos eróticos, que manifiesta no apenas en las relaciones incestuosa, de abuso,  el silencio que mantiene sobre ellas, su forma de entender el Catecismo, sus ideas sobre libertad para escoger. Como fue estudiado y expuesto por Sigmund Freud en sus ensayos de 1906, On sexuality, publicados originalmente en Austria, pero traducidos al Inglés de inmediato pelo impacto que causaron y por las problemáticas de la denominada II guerra mundial del Siglo XX[18]. Es el tipo de análisis que inaugura es sorprendente para la comunidad científica, especialmente médica, que ve nacer en este texto, como en el de 1917, en los de Charcot y Freud de 1885, Melanie Klein ya referida antes, en 1939, y Wilfred Bion en 1966: Social Experience[19]. La importancia del análisis de Bion, es la de decir que todo ser humano tiene sentimientos eróticos desde el 4º mes de embarazo de la madre, hasta su muerte. María de Botalcura está entre estos seres humanos y deja correr libremente su sexualidad. Sin embargo, María Cecilia entiende, porque vive la experiencia, que, entre esa primera edad y los cinco años, existe un gran deseo por las personas que son cariñosas y huye de los que son duros emotivamente y sienten miedo de la herida que causa a sus sentimientos el abuso sexual o el manoseo de su cuerpo contra su voluntad. Lo que un infante de esa edad hace, es o huir del sitio en que siente que se le hace daño, o simplemente, como desarrolla Barudi en el libro citado de 2005, la herida emotiva es guardada y surge en la pubertad como un trauma que debe ser sicológicamente tratado, como acontece con Cecilia, que está bajo tratamiento a los 39 años. Lo más importante de la hipótesis Bion, discípulo de Melanie Klein y fundador de la Escuela Inglesa de psicoanálisis, es que a los cinco años el ser más nuevo comienza a entender lo que el llama la religión del mundo, es decir, el respeto y la ética que existen entre los seres humanos y comienza a cobrar la deuda con la vida ha tenido con ella, con comportamientos de desprecio a las personas. No es en vano que Cecilia gusta de ir sola a la casa de sus abuelas, a la casa de la playa, a no querer jugar con sus parientes y amigos, excepto con sus hermanos que no la han herido sexual o emotivamente. Y se aísla a poco a poco, creando una vida social, cultural y económica, que le pertenece. Es a los 4 años que se va de la casa para la de la madre de su padre, dónde no existen los seres humanos que la han traumatizado. Es lo que Boris Cyrulnik, el moderno Bion de Francia, denomina resiliencia o esa infinita capacidad de construcción humana. El concepto de resiliencia, refiere la capacidad de entender la interacción humana, de forma directa y sin rabia o maldición, resiliencia, o capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas,  o entenderla a su manera, creando una psicopatía que permite ver el mundo con los colores que la persona dibuja o viste. El ejemplo más claro es la genealogía que Cecilia hace a nuestro pedido: no es un genograma, no es lo que ella habla en las entrevistas o conversaciones: una lista de generaciones; o un conjunto de grupos genealógicos separados, todos ellos parientes consanguíneos o por afinidad, del cual ella no solo se excluye, bien como coloca a su propia familia lejos de las otras. Las genealogías que estructura, son burbujas de seres humanos, a todos los cuales les falta un trozo de parentesco. La sábana mide u metro e medio de largo, por un metro de ancho y tiene por lo menos, 10 genealogías levemente entrelazados, pero hay los que tienen fechas y nombre, y hay los que ella excluye, a pesar de ser sus congéneres, por entender así la realidad. O, por ser así la realidad para ella: no un conjunto de interacción solidaria, bien como un grupo de seres humanos que debían tener una cierta coordinación.

Es lo que hace recordar la obra de Cyrulnik: Los pequeños patos villanos, son un grupo de canallas que quieren represalia para quien recuerda ser su enemigo emotivo o alimentar (Bion, 1966). Porque todo adulto olvida que hasta la edad de cinco años, el pequeño busca revancha para quien él/ella, siente que le hace mal. Además, Cyrulnik explica que son aves villanas, en cuanto los adultos piensan ser divertimientos que el pequeño hace. Pero, observado de cerca, es posible ver las venganzas que planean y sobre quien las harán recaer[20]. Normalmente, son venganzas por causa de estar obligados s tener un comportamiento adulto en una edad muy temprana: formas de comer, relaciones emotivas de cortesía con personas de las que un pequeño se quiere apartar, o ser amable con quien se tiene miedo, por experiencias que han acontecidos en la más tierna infancia. Es el caso de Cecilia, una niña, como se dice hoy en día, abusada, violada se ha dicho siempre, a la edad de cinco años por un tío de ella, hermano de su madres, que tenía 20 años más que ella. La violación, en la pubertad de María Cecilia, acontece con engaño y bajo la ley de Derecho Penal de 1875, que castiga con prisión, como fue referido en nota de pié de página. Con engaño, la hace sangrar en un potrero y le prohíbe contar. Está en un sitio sin salida: si dice, ella será castigada por la madre y los adultos-el pequeño tiene siempre la culpa en estos casos; si no dice, tiene que guardar para sí el dolor y aceptar la continuidad del hecho hasta los ocho años de edad. Este es la resiliencia de Cecilia a lo largo de su infancia[21].

La situación cambia con las reformas de 2001 y 2004, del Código de Derecho Penal.

Como resiliencia, el caso es importante. La violación lleva a la niña a querer vivir en todos los sitios, excepto en su casa, a la cual debe volver después cuando, grávida sin saber, se oculta en la casa que sus padres habían comprado para ellas en la ciudad de Talca. Es aun la resiliencia de una niña engañada por un hombre adulto y separado de su primera mujer. Dice que ha tomado elementos químicos anticonceptivos. Cecilia había oído hablar de la anticoncepción y pastillas, pero cree en el hombre, porque no sabe más sobre la sexualidad y las relaciones entre sexos. Debe confrontarse con un tratamiento despreciativo por parte de sus padres a la edad de 15 años. Es la primera vez que desea matarse. Pero su capacidad de confrontar la vida, la hacen valiente y va buscando los caminos con curvas en su sobre vivencia.

Este es el Yo de María de Botalcura. Un Yo, como diría Freud en su curso de Bordeaux, en 1885, publicado por Félix Alkan en 1903 capaz de resiliencia. Su afirmación, en el comportamiento social, estaba basado en un comportamiento depresivo esquizoide: Se acepta a sí misma como ella entiende que es, pero no aparece aceptar el comportamiento de los otros. Digo no parece aceptar el comportamiento de los otros, porque su conducta está dividida en dos: la forma de ser mal tratada y abusada, y la forma de entender que esos comportamientos no son hechos de propósito, apenas una forma de entender su comportamiento, como el de otras mujeres. Apenas un entendimiento de la vida que los otros tienen y dentro del cual cae ella: canalladas que le quieren hacer, hasta. Para restituir ese yo, es necesario explicar el mundo a un ser humano sujeto a diferentes manipulaciones, que acepta hasta el día de hoy, sin parecer tener ningún apoyo amoroso que le ayude a curar su visión del mundo, apenas oídos que dan consejos desde fuera de su trabajo de campo o de su vida material. A pesar de que las reformas al comportamiento criminal con las personas no es en el del tiempo de ella, es ella sola quien tiene que defenderse de las agresiones eróticas abusos de comportamiento para con ella y violaciones de sus objetivos de vida. Ella quiere trabajar con su marido en la tienda mecánica y ser mecánica, en cuanto el niño que tuvieron, crezca. Un niño que, hasta los 17 años de él, ella no soportaba, como el comportamiento de su madre con ella. La terapia a que la somete el PRIC o con la cual la ayuda el PRICE desde 1999, la ayuda a comprender la violencia intrafamiliar, objetivo definido por la existencia de la misma, como fue explicado anteriormente.  Violencia intrafamiliar no es apenas desprecio y abandono emotivo y personal. Es la prohibición de comportamientos, objetivos de vida, definición de lo que se busca para la interacción social y para satisfacer el objetivo personal de vida, para construir una mente sana y descansada. El caso típico, es el de este matrimonio: Maria de Botalcura quiere ser profesora o enfermera, pero los engaños a que conducen la conducta de Roberto, su compañero primero y marido después, la llevan a ser madre y comerciante entre sus parientes. Más tarde, ella quiere trabajar con su marido como mecánico, pero él solo le permite estar en la tienda en cuanto lee novelas y no se entromete en las actividades de la misma. La cantidad de de clientes lleva a permitir a Roberto al trabajo directo de Maria Cecilia y es así que él tiene más tiempo para abrir otras sucursales, en otras ciudades, en conjunto con su hijo. Esto es lo que permite el PRICE, cuando Maria Cecilia comienza a asistir a las sesiones de terapia que la organización del mismo, defiende. El PRICE permite que hoy en día sus violadores fueran castigados de la forma que dice el nuevo Código Penal, especialmente porque incorpora una ley que castiga esa violencia intrafamiliar. Maria Cecilia conoce la violencia intrafamiliar, que es defendida por la ley y por las instituciones que la apoyan desde 1999. Violencia comentada por los defensores de los derechos humanos y que reproduzco al pié de página[22].
Y no apenas la violación es duramente reprimida, con el respaldo de ACNUR y la correlación de instituciones humanitarias de varios países, el PRICE se expande, las personas entienden, la cantidad de personas que buscan salud mental aumenta a proporciones que permite que esta institución se establezca de forma moderna, alargada y con personal nuevo y recién formado, entre los cuales se destaca Alemania, para defender la integridad de las personas. De forma muy explícita, el nuevo Código Penal, renueva el del 1874 hasta el proyecto SERNAME de de 2006, que substituye El proyecto dice[23] lo que consigno en nota al pié de página. Si esta ley hubiera sido aplicada como lo es desde 1999, y como fue propuesto en 2006, María Cecilia podría haber realizado sus objetivos de mujer adulta y comerciante. Finalmente lo consigue, porque Roberto se lo solicita en cambio de nuevos hijos que él quiere tener. Ella lo acepta, desde que se casen y ella tome cuidado de las niñas, con la ayuda de Roberto hijo, con 17 años hoy en día. Lo más duro para ella es la vida económica, como lo es para toda la familia. Es por esto que el trabajo se expande y toda la familia pasa de comportamiento infantil para adulto. Entendiendo adulto como el ser humano que sabe entender la historia de la vida y hacer opciones dentro de ella. Sin embargo, hay un comportamiento infantil que aparece consignado en el artículo 6 del Código Penal, habiéndose mantenido en el mismo sitio, a pesar de la heterogeneidad de los cambios entre las dos fechas citadas.

Lo más duro para ella, es la vida económica. Es a lo primero que hace referencia. Una vida económica que detestaba porque tenía que disfrazar la realidad que vivía en casa: en la vida pública, era rica y elegante, en la vía privada hasta mudaban de ropa para no gastar la que usaban en el colegio. A pesar de parecer ser de que eran las relaciones emotivas las que más le hacían daño, de hecho, el contexto económico es la herida más profunda que todo ser humano puede tener, caso éste sea negativo. Este hecho o afirmación está defendida por la idea de que economía es una opción, que permite o no vivir la vida como se quiere. Esta opción, permite la criminalidad y desde 1874, a seguir la creación del Código, en la Presidencia de Manuel Montt, numerosos comportamientos del problema son definidos como criminales. Cada vez, en cuanto la economía avanza y la vida social se expande, actividades antiguamente ignoradas, son ahora castigadas. Para poder entender este cambio en la vida social, es preciso saber lo que es crimen y lo que lo deja de ser. El Código Penal es un texto variable, que no resisto  en referir para el lector saber los avatares de la Historia de Chile y sus avances y retrocesos en materias de Violencia Intrafamiliar[24].

De todos estos comportamientos, hay los específicos para Cecilia de Botalcura.

Volver al texto central, digo, es volver a Maria Cecilia y sus objetivos de clase social. Una de sus frases en las entrevistas, es decir muy directamente: [La vida económica era limitada, muy limitada. Se vivía con lo mínimo, excepto en los días de fiesta. Este contraste que conocíamos, nos hacía aceptar la situación, tal como cuando salíamos a la calle: la mamá se preocupaba de vestirnos limpias y con ropas elegantes[25]. El objeto de interacción de Maria Cecilia era la de ser muy elegante y bien perfumada. Es posible pensar que con eso alimentaba su auto estima, tan manipulada por adultos e desarrollada en enfermedad psicológica, más tarde. Si pensamos en una metáfora, una mujer elegante parece tener el papel y el don del mando y la autoridad, o por lo menos, es lo que sabemos de la vida entre personas que comparten ideas y manejan bienes. No es en vano que ya en el Siglo XIII, Tomás de Aquino, en uno de sus libros, se refiera a la sencillez en el vestuario para no parecer que se es o avaro, o usurero, o, aún, un grande propietario que pierde su alma por amos a las riquezas. Perder el alma en el Siglo XIII, era el peor castigo que podía sufrir todo ser humano, semejante al de hoy en día, donde perder el alma es perder el lucro. Pérdida de lucro que hace sufrir a ella, como hace también desarrollar la teoría neo-liberal de la economía, desarrollada por Milton y Rose Marie Friedman. Las ideas neoliberales están también expresadas en la mayor parte de los que nada tienen y quisieran tener, como es el caso de esta niña que, cuando su marido tenia un buen comercio y dinero, su ropa era elegante, delicada y muy perfumada: es lo que le permitía no andar siempre con su familia, que carecía de los medios para vestirse e “aparentar” ser una gran propietaria. Y no sólo lo aparenta, bien como hace todo lo posible por tener medios, dinero y apariencia de persona denominada “de bien”. Partes de la historia de su vida, así lo prueban.

Estas ideas vienen ya desde su infancia. Dice Maria de Botalcura:”…teníamos que llegar a la casa y sacarnos la ropa, lo mismo que en el colegio, no había uniformes, era pura ropa de color, con la ropa del colegio no se andaba en la casa, se ponía ropita vieja, zapatitos viejos….La mamá nos andaba trayendo bien bonitas, como que aparentábamos mucho, muchas cosas que no éramos, por ejemplo en el colegio no nos daban almuerzo, no nos daban nada, no nos daban leche, tampoco uniforme ni zapatos, nada porque se suponía que estábamos bien, pero no era así, porque mi mamá trabajaba mucho para poder tener sus cosas, pero las cosas y la comida eran muy restringidas…[26].


[1] Barudi Videla, Jorge, 2005: El dolor del niño inocente, Paidós, Barcelona.

[2] La forma en que está escrita el texto, es del autor. La forma en que ella relata, es pregunta y respuesta entre terapeuta y María Cecilia, como por ejemplo:”MC” Otros recuerdos tuve” T: Como cuales?;”MC: Pasábamos las vacaciones de verano en Pichilingeo; los hijos de mi tía, la hermana mayor de mi mamá””T: y qué edad tenían tus primos?;”MC: Eran grandes, 15, 16 años”; “T: De dónde eran ellos””MC: De Santiago, de Talca [Talca, cerca de Pencahue y Botalcura, es llamada el riñón de la aristocracia chilena], etc.

[3] Parceleros son las personas que recibieron hectáreas de tierra que trabajaban para otros, en propiedad, a partir  de la denominada Reforma Agraria Realizada por el Presidente Eduardo Frei Montalva, en la tierra de secano, que no tenia mucho valor para el cultivo, en un Chile Demócrata Cristiano, previa a la masiva Reforma Agraria del Presidente Salvador Allende, que confiscó toda la tierra y la entregó a los trabajadores y al Estado, en un Chile Socialista. Fue también causa de su caída.

[4] En el caso de Chile, el 7 de septiembre de 2005, el Congreso aprobó un proyecto de ley, comenzado a tramitar en 1999. Este proyecto inició su tramitación en la Cámara de Diputados el 7 de abril de 1999 y nació de una moción de las diputadas Adriana Muñoz y María Antonieta Sá. Es un proyecto del cual no benefició María Cecilia, pero que puede usar ahora, en el caso de que la vida dentro de la familia vuelva a tener los problemas del año 1963 en adelante.

La parte más importante del texto define la violencia intrafamiliar: Se entiende como “violencia intrafamiliar” todo maltrato que afecte la vida o la integridad física o psíquica de un miembro de la familia sobre otro. Esto incluye cónyuges, ex cónyuges, convivientes, padres de un hijo en común, menores de edad, discapacitados bajo el cuidado de alguien de la familia, y pariente por consanguinidad o por afinidad en toda la línea recta (padres) o en la colateral hasta el tercer grado inclusive (primos, tíos), del ofensor o de su cónyuge o de su actual conviviente.
Maltrato habitual: Se crea el delito de “maltrato habitual” (lo habitual se determinará por el número de actos de violencia y su proximidad en tiempo), con una sanción penal de presidio de 61 a 540 días de cárcel.
Los casos serán vistos por los Tribunales de Familia y los Tribunales en lo Penal: Los Tribunales de Familia verán los casos en que no exista lesión física; en caso contrario será tema de un Tribunal Penal. En ambos casos se establecerá un procedimiento expedito de carácter oral con todas las medidas de protección a las víctimas que correspondan.

[5] La norma reemplazará a la actual Ley N° 19.325 sobre violencia intrafamiliar, modificará el Código Penal, la Ley N° 18.216 (sobre cumplimiento de penas) y la Ley N° 19.968 (creación de Tribunales de Familia) y pretende sancionar y erradicar este tipo de agresiones, al tiempo que da mayor protección a las víctimas.

[6] Foucault, Michèle, 1966, Les mots et les choses, Gallimard, Paris. Ariès, Philippe, (1964) 1968, A criança e a vida familiar no Antigo Regime, Relógio D’ Água, Lisboa. No es que los autores defienden formas contra éticas, definidas en nuestra cultura para la relación adulto-crianza. Pero si definen las relaciones emotivas que pueden nacer entre adultos y crianzas, que eventualmente puede llevar a una relación de intimidad erótica, con el consentimiento de ambos, si consentimiento se puede definir a la voluntad del más pequeño. Dos autores que, vivos en el día de hoy, serían llevados al tribunal de La Haya. Apenas porque ellos propios eran pedófilos, es que buscan los casos históricos para probar que tienen razón en sus afirmaciones, es decir, no son libros de texto, son libros de defensa del comportamiento personal. Cecilia de Botalcura, si conociera los argumentos, los enviaba al tribunal o tenía un desencuentro con ellos, como lo hizo al confrontar a Roberto para casar si quería tener más hijos.

[7] Godelier, Maurice, 1981 : La Production de Grandes Hommes, Fayard, Paris. Libro que, confieso, jamás leí, harto ya de tanto oír la historia y análisis por boca de Maurice

[8] Aylwin, José, 2004: PUEBLOS INDÍGENAS DE CHILE: ANTECEDENTES HISTÓRICOS Y SITUACIÓN ACTUAL, en INSTITUTO DE ESTUDIOS INDÍGENAS, UNIVERSIDAD DE LA FRONTERA, editado en Ámsterdam.

Série Documentos,Nº 1. Texto en  http://www.xs4all.nl/~rehue/art/ayl1a.html.

[9] Aylwin, José, El Aylwin que critica el gobierno, retirado de la Revista Qué pasa, 2004, publicado en la página web,  http://www.xs4all.nl/~rehue/act/act121.html.

[10] Ovalle, Pbro. Alonso de, (1646) 1969: Hiftórica relación del Reyno de Chile, Instituto de Literatura Chilena, Santiago de Chile.

[11] 1) Es delito toda acción u omisión voluntaria penada por la ley; 2) Las acciones u omisiones penadas por la ley se reputan siempre voluntarias, a no ser que conste lo contrario. Ver en  http://colegioabogados.org/normas/codice/penal.html.

[12] Chile: Ley No. 19423. Modifica el Código Penal.

Se agrega al Código Penal, las disposiciones relativas al respeto y protección a la vida privada y pública de la persona y su familia. Publicada el 20 noviembre 2005.

Artículo único. Agregase en el Código Penal, al Título III del Libro Segundo, el siguiente párrafo 5:

  • 5. De los delitos contra el respeto y protección a la vida privada y pública de la persona y su familia.

* Artículo 161-A. – Se castigará con la pena de reclusión menor en cualquiera de sus grados y multa de 50 a 500 Unidades Tributarias Mensuales al que, en recintos particulares o lugares que no sean de libre acceso al público, sin autorización del afectado y por cualquier medio, capte, intercepte, grabe o reproduzca conversaciones o comunicaciones de carácter privado; sustraiga, fotografíe, fotocopie o reproduzca documentos o instrumentos de carácter privado; o capte, grabe, filme o fotografíe imágenes o hechos de carácter privado que se produzcan, realicen, ocurran o existan en recintos particulares o lugares que no sean de libre acceso al público. Eduardo Frei Ruiz-Tagle, Presidente de la República; Soledad Alvear, Ministro de Justicia. Esta ley pasó a ser famosa e importante porque era capaz de proteger la individualidad de la vida personal y su integridad, lo que no había acontecido con el Código de 1875. Texto en:  http://www.cpsr-peru.org/bdatos/chile/privacidad/19423 Sitio web para mayor información: http://www.cpsr-peru.org/bdatos/chile/privacidad/19423.

[13] Kinsey, Alfred, 1948: Kinsey, et al, (1948), “Sexual Behaviour in the Human Male”, Kinsey, et al, (1953), “Sexual Behaviour in the Human Female”. Críticas y partes de texto, puede leerse en la página web:   http://www.knittingcircle.org.uk/kinsey.html

Ver también, el filme de Francis Ford Copolla de (1985)-2004: El relatório Kinsey.

[14] violación: Art. 361. La violación será castigada con la pena de presidio menor en su grado máximo a presidio mayor en su grado medio. Comete violación el que accede carnalmente, por vía vaginal, anal o bucal, a una persona mayor de doce años, en alguno de los casos siguientes: etc. Para ver mas texto, ir al sítio web http://colegioabogados.org/normas/codice/penal.html.

[15] Diagnóstico de la situación del maltrato infantil en la VII Región del Maule, 1999, República de Chile, Gobierno Regional del Maule. Equipo Ejecutor: Blanca Iturra R, Diplomada en Psiquiatría Comunitaria, Mª Ernestina Mascaró M., Asistente Social; Oscar Peralta A, Psicólogo; Miguel Toro M., Psicólogo. Este texto define una nueva forma de ética respecto a los menores, que usa María Cecilia para su defensa y la de sus niños: el resultado, escrito en forma de Parecer, comienza así: Desde tiempos inmemoriales los menores han sido objeto de negligencia, amenazas, apremios, golpes, etc..

[16] Código Civil Chileno, 1855, prévio a la reforma de 2000. Texto completo em http://colegioabogados.org/normas/codice/codigocivil.html.

Código de Derecho Penal de 1875, Art. 362. El que accediere carnalmente, por vía vaginal, anal o bucal, a una persona menor de doce años, será castigado con presidio mayor en cualquiera de sus grados, aunque no concurra circunstancia alguna de las enumeradas en el artículo anterior.

Estas formas de entendimiento y castigo han variado, como refiero en la nota 20 y como está redefinido en las reinterpretaciones del Código mencionado y en los estudios realizados por Programas especiales de derechos humanos, hoy existentes, para cubrir a las personas que han sido atropelladas desde 1973 en adelante. Es la razón de ser de uno de ellos, el P.R.A.I.S o Programa de Reparación Integral en Salud Comunitaria y Educación en Derechos Humanos, el primero de los programas de defensa de la infancia y de las relaciones entre adultos, adolescentes y crianzas. En la base de estos textos sobre Derechos Humanos, el Código de Derecho Penal es reformado en el año 2003, con la colaboración de la República de Alemania. El objetivo es definido dentro del texto del Código: Fortaleciendo el Estado Democrático de Derecho

El gobierno chileno implementó una reforma al proceso penal que implica el cambio de un sistema penal inquisitivo al modelo acusatorio generando transformaciones estructurales tanto en las instituciones involucradas en esta reforma como en la cultura de trabajo de sus integrantes. Con el fin de acompañar el proceso de puesta en marcha de la Reforma Procesal Penal, la Agencia de Cooperación Alemana en Chile (Gtz) ejecuta desde 1998 el proyecto “Reforma de la Justicia”. El objetivo central del proyecto consiste en “fortalecer a los actores del proceso penal para aplicar el nuevo procedimiento penal, inspirado en los principios del estado de derecho, y facilitar a este propósito el respaldo por parte de los responsables políticos”.

Las áreas estratégicas de intervención del proyecto Reforma de la Justicia son:

  • Evaluación de la implementación de la Reforma Procesal Penal y sus Instituciones dentro de los parámetros de consolidación de un Estado de derecho
  • Capacitación Interinstitucional que promueve la validez de las garantías contempladas en el nuevo proceso penal
  • Difusión de la reforma como herramienta de fortalecimiento de las garantías individuales en la persecución penal
  • Adecuación de la normativa vigente en el ámbito de la justicia juvenil y en el sistema penitenciario a las exigencias de un Estado de derecho.

[17] He definido estos parámetros en mis libros: A religião como teoria da reprodução social (1991) 2001, Fim de Século, Lisboa, dos ediciones; Portugal e Europa, Asa, Porto, 1985; en 1985, Social Compass, Louvaine: Marriage, ritual and profit; en 1989, con Pierre Bourdieu, Études Rurales: La reproduction hors marriage. L’exemple d’un village portugais, Collège de France, Paris; 1987: Stratégies de reproduction: le droit canon et le mariage dans un village portugaise (1862-1983), con Louis Assier- Andrieu en Droit et Société, nº 5, CNRS ; 1994 : Échec Scolaire ou école en échec ? L’Harmattan, Paris.

[18] Freud, Sigmund, (1905, Vienna), 1953: Three essays on the theory on sexuality. Vol. VII, Hoggart Press and the Institute of Psycho-Analysis, London.

[19] Charcot, Jean Martin; Freud, Sigmund, 1885: The neurological approach to hysteria, artículo o ensayo retirado de la página web:  http://www.google.pt/search?hl=pt-BR&q=Freud+Charcot&btnG=Pesquisa+Google.

Bion, Wilfred Reginald, (1963) 1984: Learning from Experience, Karnac, Londres y Nueva York, 6ª Edición, 2004. O Website sin texto:  http://scholar.google.com/scholar?q=author:”Bion”%20intitle:”Learning%20from%20Experience”%20&hl=pt-BR&lr=&oi=scholarr.

Cyrulnik, Boris, 2001, Les vilains petit canards, Editions Odile Jacobs, Paris; hay traducción portuguesa por el Instituto Piaget y Castellana, por Alianza Editorial, todas del mismo año.

[20] Cyrulnik, Boris, 1993 : Les nourritures affectives, Editions Odile Jacob, Paris. Ver Alianza para la versión en Castellano; 2003, Le murmure de fantômes, Odile Jacob, Paris, hay versión portuguesa en Temas e Debates: temas@temasdebates.pt, también en Editorial Alianza para versión Castellana.

[21] Violación: Art. 361 La violación de una mujer será castigada con la pena de presidio menor en su grado máximo a presidio mayor en su grado medio.
Se comete violación yaciendo con la mujer en alguno de los casos siguientes:
1 Cuando se usa de fuerza o intimidación.
2 Cuando la mujer se halla privada de razón o de sentido por cualquier causa.
3 Cuando sea menor de doce años cumplidos, aun cuando no concurra ninguna de las circunstancias expresadas en los dos números anteriores.
En el caso del número 3.° del inciso anterior, la pena será de presidio mayor en su grado medio a máximo 3

[22] Violencia Intrafamiliar

Desde hace algún tiempo en nuestro país se viene dialogando sobre violencia intrafamiliar, es por eso que el congreso nacional, específicamente la cámara de diputados presentó un proyecto que otorgaba protección a las victimas de este tipo de violencia, sobre todo en casos donde los abusos se realizaban de forma repetitiva.

Y no apenas la violación es duramente reprimida, con el respaldo de ACNUR y la correlación de instituciones humanitarias de varios países,  el PRICE se expande, las personas entienden, la cantidad de personas que buscan salud mental aumenta a proporciones que permite que esta institución se Violencia Intrafamiliar

Desde hace algún tiempo en nuestro país se viene dialogando sobre violencia intrafamiliar, es por eso que el congreso nacional, específicamente la cámara de diputados presentó un proyecto que otorgaba protección a las victimas de este tipo de violencia, sobre todo en casos donde los abusos se realizaban de forma repetitiva.
Por Grace Albornoz
Publicado el 13 Jun 2005.

Las modificaciones que presentó la Cámara de Diputados fueron denegadas por la Cámara Alta.  El Senado de nuestro país rechazó la mayor parte de los instrumentos jurídicos de protección a las víctimas de violencia intrafamiliar, entre ellos, la tipificación penal de este tipo de agresiones cuando se registran de modo habitual, continua o permanente.

La semana pasada la sala de la cámara alta despachó en su segundo trámite constitucional un proyecto que el gobierno envió hace casi cuatro años -agosto de 2001-  para dar respuesta a un fenómeno que sólo en lo que va del año se ha cobrado 18 muertes de mujeres.

Corporación Humanas, una entidad donde se realizan estudios de géneros, dio cuenta de lo que estaba ocurriendo, dando señales de lo alarmante de la situación.  Lorena Fries presidenta de la Corporación humanas expresó que se le solicita a la Cámara de Diputados que revise este importante punto “nosotras lo que pedimos es que expresamente se establezca el delito de violencia intrafamiliar en el ámbito de la justicia penal, ya que a través de las modificaciones del Senado lo que ocurre es que queda entregado al ámbito de los Tribunales de Familia y solo en la eventualidad de que se constituya un delito de lesiones u homicidio caería en la jurisdicción penal, pero cae de una manera en la que no es visible el tremendo problema de violencia que tenemos.  Es por esto que estamos pidiendo que haya un delito expreso de violencia intrafamiliar.”

Las propuestas apuntaban a reponer en el proyecto las normas que tipifican como delito criminal la violencia intrafamiliar, cuando ésta se produce de manera habitual, continua o permanente, pero la Sala del Senado consideró estas agresiones como problemas de menor gravedad, que sólo deben dar lugar a un procedimiento a cargo de los Tribunales de Familia, los que comienzan a operar en octubre de este año, con un rango similar al de la justicia civil.

La Corporación Humanas advirtió a los legisladores que cuando la violencia ocurre una sola vez y no configura ninguno de los delitos contra las personas ni delitos de violencia sexual sancionados en el Código Penal, un procedimiento a cargo de Tribunales de Familia que asegure la debida protección resulta proporcional al daño inflingido, pero aplicar esta misma solución a la violencia intrafamiliar, cuando no se trata de hechos aislados sino sistemáticos, no constituye una respuesta adecuada.

Según la información entregada por Lorena Fries, presidenta de la Corporación Humanas, la justificación que entrega el senado para rechazar la mayoría de los artículos que protegen a las víctimas de violencia intrafamiliar son claramente difusos “en general los argumentos no son conocidos, extraoficialmente hay más argumentos de corte legalista que de interés por frenar el grado de impunidad que hay en este tipo de situaciones, máxime si tomamos en cuenta que en lo que va del año por lo menos hay 18 casos de muertes contra mujeres por parte de sus parejas y en algunos caso incluso había medidas de protección decretadas respecto de las víctimas que aún así no fueron capaces de parar la posibilidad de muerte de esas mujeres”

Esta semana, el proyecto de ley debe pasar por su tercer trámite legislativo, ya que el Senado le envía a la Cámara de Diputados el proyecto con las revisiones realizadas.  Ahora es la Cámara de diputados quien debe ver si aprueba el proyecto con todas estas modificaciones o si escucha el llamado de las distintas organizaciones a revisar y reponer los artículos que fueron eliminados, entre ellos la tipificación penal de éste delito.

Según la presidenta de la Corporación Humanas, Lorena Fries, el número de organizaciones que apoya la iniciativa de volver a incluir la tipificación penal del delito es amplio “hay un conjunto de organizaciones que están apoyando esta iniciativa, entre ellas la Red Chilena Contra la Violencia Sexual y Doméstica, La Red de Salud de Mujeres en Latinoamérica y el Caribe, el Movimiento de Emancipación de la Mujer Chilena y un conjunto de organizaciones que están sacando una declaración pública llamando a los Diputados, con un pie de fuerza, diciendo que las mujeres en un escenario electoral estamos velando porque nuestros representantes en el parlamento representen también los intereses de las mujeres”

La magnitud del asunto tan deficientemente legislado por el Senado, arroja estadísticas alarmantes como que una de cada dos mujeres ha sufrido violencia física, sexual y/o sicológica en su relación de pareja y más del 70% de los niños y las niñas chilenos/as ha sufrido algún tipo de violencia por parte de sus progenitores.

En este marco, de acuerdo a los resultados arrojados por el estudio “Detección y análisis de prevalencia de la VIF” realizado por la Universidad de Chile y encargado por el SERNAME, el 34 % de las mujeres casadas ha vivido violencia física y/o sexual, el 16.3% violencia psicológica y un 50,3% han experimentado situaciones de violencia en la relación de pareja alguna vez en la vida.

establezca de forma moderna, alargada y con personal nuevo y recién formado, entre los cuales se destaca Alemania, para defender la integridad de las personas. De forma muy explícita, el nuevo Código Penal desde 1874 hasta el proyecto SERNAME de  2006, que lo substituye, dice lo que Grace Albornoz sintetiza, del Proyecto de Ley sobre violencia familiar.

[23] Del estupro, incesto, corrupción de menores y otros actos deshonestos.

Parece necesario definir lo que refiere cada concepto del artículo: el estupro es una otra manera de denominar la violación, como aconteció a Maria Cecilia con su compañero Roberto y su primo Bruno. El incesto, es la relación carnal de parientes consanguíneos. más una vez como aconteció a Maria Cecilia con su tío materno, Francisco, cuando ella tenía 5 años. Y los otros actos denominados deshonestos se refieren a la sodomía, masturbación colectiva, cerco de menores para ser violarlos por adultos, venta de hijos menores a personas extranjeras o pedofilia o, normalmente, mostrar genitales, hablar de los mismos sobar los cuerpos uno contra otro, como me ha tocado presenciar entre jóvenes y adultos casados. Freud, 1905, hace un detalle, como ya tengo referido.

Defino estos actos, porque el código, muy púdico, apenas da los castigos sin entrar en detalles.

Art. 363 El estupro de una doncella, mayor de doce años y menor de dieciocho, interviniendo engaño, será castigado con presidio menor en cualquiera de sus grados. Este delito ya no existe por haber cambiado la edad requerida o para el matrimonio, o para la intimidad sexual. Hoy existe la Unión Libre, en que el Estado substituye lo que la Ley del Código Civil define.

Art. 364 En igual pena incurrirá el que, conociendo las relaciones que lo ligan, cometiere incesto con un ascendiente o descendiente por consanguinidad legítima o ilegítima o afinidad legítima o con un hermano consanguíneo legítimo o ilegítimo, aunque sea mayor de veinte años. Por otras palabras, relación sexual entre personas unidas por la familiaridad en primer grado: hermanos, padres e hijos.

Art. 365 El procesado por el delito de sodomía sufrirá la pena de presidio menor en su grado medio. Este artículo no se aplica, por no existir el delito de homosexualidad en el Derecho Chileno.
Se impondrá la pena de presidio menor en su grado máximo a presidio mayor en su grado medio al que cometiere el delito concurriendo algunas de las siguientes circunstancias:
Cuando se use de fuerza o intimidación sobre la víctima, y
Cuando se halle la víctima privada de razón o de sentido por cualquier causa.
Se impondrá la pena de presidio mayor en su grado medio a máximo si el ofendido fuere menor de catorce años cumplidos, aun cuando no concurra ninguna de las circunstancias expresadas en los dos números del inciso anterior.

Art. 366 El que abusare deshonestamente de persona de uno u otro sexo mayor de doce años y menor de dieciocho, será castigado con presidio menor en cualquiera de sus grados. Si concurriere alguna de las circunstancias expresadas en el artículo 361, se estimará como agravante del delito, aun cuando sea mayor de dieciocho años la persona de quien se abusa.

Art. 367 El que, habitualmente o con abuso de autoridad o confianza, promoviere o facilitare la prostitución o corrupción de menores de edad para satisfacer los deseos de otro, sufrirá las penas de presidio mayor en cualquiera de sus grados y multa de veintiuno a treinta sueldos vitales.

Art. 367 bis. El que promoviere o facilitare la entrada o salida de personas del país para que éstas ejerzan la prostitución en el territorio nacional o en el extranjero, será castigado con la pena de presidio menor en su grado máximo y multa de veinte unidades tributarias mensuales.
No obstante, se impondrán las penas señaladas en el artículo anterior en los siguientes casos:
1. Si la víctima es menor de edad.
2. Si se ejerce violencia o intimidación.
3. Si el agente actúa mediante engaño o con abuso de autoridad o confianza.
4. Si el autor fuere ascendiente, descendiente, marido, hermano, tutor, curador o encargado de la educación de la víctima.
5. Si el agente se vale del estado de desamparo económico de la víctima.
6. Si existe habitualidad en la conducta del agente.

Puede acceder a la información en la página web: http://www.google.pt/search?hl=pt-BR&q=C%C3%B3digo+Penal+de+Chile+Fecha+Mudanzas&btnG=Pesquisar.

[24] He definido la nota de pié de página, en el texto precedente, por ser una citación muy extensa, como otras anteriores.

[26] Trozo recortado de una de las entrevistas a Maria de Botalcura.

http://www.youtube.com/results?search_query=Mendelsohn+Canci%C3%B3n+sin+palabras&aq=f

JLF Mendelssohn – Canción sin palabras

Deixar uma resposta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.